Buscar
Filters
Cerrar

ALQUIMIA: REGLAS Y PRINCIPIOS DEL TRABAJO ALQUIMICO

La alquimia es una ciencia que resulta del conocimiento de Dios, la Naturaleza y el Hombre. Es una ciencia espiritual que trata sin embargo con las cosas materiales pues espíritu y materia forman parte de un continuum.
SKU: DB00995
4,75 €

La alquimia es una ciencia que resulta del conocimiento de Dios, la Naturaleza y el Hombre. Es una ciencia espiritual que trata sin embargo con las cosas materiales pues espíritu y materia forman parte de un continuum. Pero la alquimia también es un arte, el Gran Arte, que se ocupa de la regeneración espiritual del hombre. En este trabajo, un verdadero clásico, el famoso autor de Aventura en la mansión de los adeptos rosacruces (Ediciones Obelisco) nos explica los rudimentos de este arte basándose en los autores clásicos, así como las principales reglas del trabajo alquímico. Culmina el libro un axiomata hermética en el que el lector descubrirá 43 axiomas que le conducirán a la Verdad alquímica.

Franz Hartmann (1832-1912) fue un célebre escritor teosófico alemán estudioso de las doctrinas de Paracelso, Jakob Böhme y la Tradición Rosacruz. 
Fue discípulo de Helena Blavatsky en la India y testigo de las acusaciones del matrimonio Coulomb. Posteriormente fundó la Sociedad Teosófica en Alemania en 1896. Tradujo el Bhagavad Gita al alemán y escribió numerosos artículos en su revista Lotusblüten. Recibió algunas cartas de los Mahatmas referentes a las tareas de la Teosofía en Europa Central. Fundó la Orden Rosacruz Esotérica en 1888 e intentó establecer un monasterio teosófico en Kempten, tal como relata en su obra `Aventura en la mansión de los adeptos rosacruces`. Participó en varios grupos ocultistas como la Ordo Templi Orientis y el Rito de Memphis y Mizraím en la Masonería. En sus últimos años de vida también estudió las doctrinas de Guido Von List.

La alquimia es una ciencia que resulta del conocimiento de Dios, la Naturaleza y el Hombre. Es una ciencia espiritual que trata sin embargo con las cosas materiales pues espíritu y materia forman parte de un continuum. Pero la alquimia también es un arte, el Gran Arte, que se ocupa de la regeneración espiritual del hombre. En este trabajo, un verdadero clásico, el famoso autor de Aventura en la mansión de los adeptos rosacruces (Ediciones Obelisco) nos explica los rudimentos de este arte basándose en los autores clásicos, así como las principales reglas del trabajo alquímico. Culmina el libro un axiomata hermética en el que el lector descubrirá 43 axiomas que le conducirán a la Verdad alquímica.

Franz Hartmann (1832-1912) fue un célebre escritor teosófico alemán estudioso de las doctrinas de Paracelso, Jakob Böhme y la Tradición Rosacruz. 
Fue discípulo de Helena Blavatsky en la India y testigo de las acusaciones del matrimonio Coulomb. Posteriormente fundó la Sociedad Teosófica en Alemania en 1896. Tradujo el Bhagavad Gita al alemán y escribió numerosos artículos en su revista Lotusblüten. Recibió algunas cartas de los Mahatmas referentes a las tareas de la Teosofía en Europa Central. Fundó la Orden Rosacruz Esotérica en 1888 e intentó establecer un monasterio teosófico en Kempten, tal como relata en su obra `Aventura en la mansión de los adeptos rosacruces`. Participó en varios grupos ocultistas como la Ordo Templi Orientis y el Rito de Memphis y Mizraím en la Masonería. En sus últimos años de vida también estudió las doctrinas de Guido Von List.

Escriba su propia opinión
  • Sólo los usuarios registrados pueden agregar comentarios
  • Malo
  • Excelente
Secciones